villancicos de navidad

Villancicos de Navidad

¿Qué sería de una Navidad sin villancicos, sin canciones típicas sin cantar toda la familia junta? La música es algo que nos envuelve, que nos transporta y que nos evoca a muchos momentos, lugares y nos despierta muchos sentimientos.

Los villancicos de Navidad lo consiguen, consiguen transportarnos a esa época del año en la que todo se paraliza para disfrutar de unos días en familia y amigos. Esa época en la que todo es magia.

La Navidad deja muchos referentes en la memoria de cada uno y, sobre todo, de los más pequeños. Juguetes, Reyes Magos, Nochebuena, uvas, turrón, mazapán y, por supuesto, villancicos, las populares canciones y villancicos.

El villancico es una forma musical y poética en castellano y portugués, tradicional de España, muy popular entre los siglos XV y XVIII. Los villancicos eran originariamente canciones profanas con estribillo, de origen popular y armonizadas a varias voces. Posteriormente comenzaron a cantarse en las iglesias y a asociarse específicamente con la Navidad. Compositores notables de villancicos fueron, entre otros, Juan del Encina, Pedro de Escobar, Francisco Guerrero, Gaspar Fernandes, Juan Gutiérrez de Padilla y Roque Jacinto de Chavarría (1688-1719).

Actualmente, tras el declive de la antigua forma del villancico, el término denomina simplemente un género de canción cuya letra hace referencia a la Navidad y que se canta tradicionalmente en esas fechas.

Si hacemos memoria nos vienen a la cabeza villancicos como por ejemplo A Belén, pastorcitos, El burrito sabanero (especialmente conocido en Latinoamérica, pero que en los últimos años ha sido muy escuchado en nuestro país), Campana sobre campana, Noche de Paz, Blanca Navidad, Jingle Bells. Rodolfo el reno (versión española del mítico Rudolph), Los peces en el río o Feliz Navidad.

Estos serían los villancicos típicos que más cantamos, pero si nos ponemos a repasar villancicos de otras culturas y países encontramos villancicos muy diferentes y originales. Os dejamos algunos ejemplos de villancicos cantados fuera de nuestro país como es el caso de:

México

Esta sí que es noche buena,

noche buena,

noche de comer buñuelos

y en mi casa no los hacen

no los hacen

por falta de harina

y huevo.

Colombia

¡Ay! ¡Sí la guabina!

Esta noche es noche buena

En San Gil y en Charalá;

y esta noche es mala noche

pa’l que no esté aquí o allá

¡Ay! ¡Sí la guabina!

Le llevo unas alpargatas

Al niño que va a nacer

pa´que se venga corriendo

a vivir a Santander.

En Perú, los simpáticos Pimpollos, esos muñecos de peluche de la serie peruana, son quienes le ponen voz a este villancico. Cada año nos sorprenden con un villancico nuevo.

Podéis conocer muchos más villancicos de otros países simplemente navegando por internet.

Otro fin de los villancicos es el educativo. Durante la Navidad también se puede aprender. De hecho, es recomendable que los niños sigan aprendiendo en las vacaciones pues si no corremos el riesgo de que pierdan parte de las habilidades que habían adquirido en la escuela. Para mantener activo el aprendizaje, este villancico de las vocales será perfecto, así los niños más pequeños podrán repasarlas mientras se divierten. Os dejamos un ejemplo de villancico donde se aprenden las vocales.

En resumen, cada Navidad resurgen los villancicos, esas canciones que permiten que grandes y pequeños canten juntos, para divertirse y crear momentos inolvidables en familia. De hecho, cantar es muy bueno para los niños. Pero, si preguntamos a la gente los puestos están bastante reñidos y realmente no hay villancico ganador, y para ti, ¿Cuál es tu villancico favorito?