tipos de cava

Tipos de cava

El cava en España goza de una gran aceptación por parte de los consumidores. Se trata de un delicioso vino espumoso con la denominación cava, que enamora cualquier paladar cuando lo prueba.

¿Sabes cuál es mejor cava para ti? 

El Cava es una de las pocas Denominaciones de Origen que no están sujetas a una indicación geográfica concreta, sino más bien a unos métodos de elaboración. El corazón de la producción del cava se sitúa en los de la localidad de Sant Sadurní d’Anoia, al sur de la provincia de Barcelona. En la actualidad, esta zona todavía concentra el 85% de toda la producción. Sin embargo, el área de cultivo permitida incluye 160 términos municipales situados en siete Comunidades Autónomas, entre las que se incluyen Aragón, Navarra, La Rioja, Extremadura o Valencia.

El cava es un vino gastronómico. Los diferentes tipos de cava españoles presentan características muy diferentes, pudiendo ser secos, ligeros, potentes, ácidos, dulces, frescos, afrutados, rosados, blancos…

Para que puedas elegir cual es el cava que mejor te encaja, tienes que tener en cuenta varios elementos para poderlos distinguir:

  • el tiempo de crianza,
  • la proporción de azúcar,
  • las variedades de uva que se utilizan
  • y la región de origen.

Tiempo de Crianza

Para que un cava sea considerado como tal, ha de tener un tiempo de crianza mínimo de 9 meses. El cava Reserva ha de tener un mínimo de 15 meses y el Gran Reserva un mínimo de 30. Además, has de tener en cuenta que el tiempo de crianza empieza a contar a partir del momento en que se realiza el tiraje hasta el momento del degüelle. Por tanto, a modo esquema tenemos:

Según su crianza:

  • Jóvenes: 9 meses de crianza en rima
  • Reserva: 15 meses de crianza en rima
  • Gran Reserva: 30 meses de crianza en rima

La proporción de azúcar

Al terminar la segunda fermentación, el cava es seco, por lo que todo el azúcar disponible ya se ha transformado. Este tipo de cava se denominaría Brut Nature, Zero o Non-Dosé. Si se le añade algo más de vino para endulzarlo, se crea 5 categorías diferentes:

  • Brut Nature, Zero o Non-Dosé: 0 a 3gr. de azúcar por litro.
  • Brut: 0 a 12 gr. de azúcar por litro.
  • Extra Seco: 12 a 17 gr. de azúcar por litro.
  • Seco: 17 a 32 gr. de azúcar por litro.
  • Semi Seco: 32 a 50 gr. de azúcar por litro.
  • Dulce: más de 50 gr. de azúcar por litro.

​Variedades de uva

El cava se realiza con distintas variedades de uva según la zona y puede ser blanco o rosado, de ahí que se utilizan uvas blancas y tintas.

  • En cuanto a uvas blancas, se utilizan las variedades Macabeo, Chardonnay, Malvasía, Xarel·lo y Parellada.
  • En cuanto a uvas tintas, puedes incluir la Monastrell, Trepat, Pinot Noir y Garnacha tinta.

Cavas según el origen

Es importante que sepas que en España hay un Consejo Regulador que reconoce distintas zonas de elaboración de cava. Aunque Cataluña es el líder absoluto en producción, ahora existen bodegas amparadas por la Denominación de Origen en La Rioja, Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Extremadura.

El 90% de la producción de la DO Cava se obtiene en la comarca del Penedés y de ese 90% el 75% en el municipio de Sant Sadurní d’Anoia.

Estas son las variedades autorizadas por la DO Cava:

Blancas:

  • Xarel.lo
  • Macabeo
  • Parellada
  • Subirat
  • Chardonnay

Tintas:

  • Garnacha tinta
  • Trepat
  • Monastrell
  • Pinot Noir

Xarel.lo aporta potencia al cava, Parellada aporta sutileza y elegancia, Macabeo aporta la base aromática, Chardonnay aporta cuerpo y aromas de fruta tropical.

Diferencias entre el cava y el champagne

El método de elaboración del cava y del champagne es el mismo, aunque sí se pueden apreciar otras diferencias.

La región de Champaña-Ardenas, de donde procede el champagne francés, está ubicada al norte del país, con un clima frío y lluvioso, con lo que las uvas tienen un menor tiempo de maduración, lo que hace que el champagne sea más ácido que el cava, como norma general. El cava, por su parte, es un producto de clima mediterráneo, teniendo un sabor más afrutado que el champagne francés. En esto también influye la composición de los suelos de Champaña-Ardenas, más ácidos y pobres de sustratos que los peninsulares, más arcillosos y calcáreos, lo que potencia la riqueza en azúcares de los cavas.

En definitiva, los diferentes tipos de cava españoles no se diferencian excesivamente de los champagnes franceses, más allá de ese matiz de dulzura y, hay que mencionarlo, en el precio, siendo el champagne francés notablemente más caro que el cava español. Siendo la calidad similar, no es difícil adivinar cuál es, de largo, el más exitoso en los hogares españoles.

¡Con estas pequeñas tips, ahora sí que estás preparado para poder elegir cual es el mejor cava para ti!