como catar un vino

Cómo catar un vino

Paso a paso: Te damos la clave para catar sus vinos

Beber vino es puro hedonismo. Muchas veces se cree que saber o tener conocimiento sobre vino es algo que conlleva ser experto o sumiller en este ámbito, pero no es así. Con tan solo la vista, el olfato y el gusto estás preparado para comenzar la cata ¡Vamos a degustarlo!

Con tan solo un vistazo a la copa

La copa de vino debe de cogerse por la base y se debe inclinar sobre un fondo blanco. Así se revelará la edad del vino (cuando tiende a un color cereza y brillante, quiere decir que el vino es más joven y si su color tiende a granate suele ser un vino más envejecido con crianza).

En cuanto al nivel de graduación que lleve el vino se medirá por su densidad, para comprobarlo, se mueve la copa ligeramente y si este cae con una velocidad baja, querrá decir que tiene una graduación alcohólica alta. ¡Cuidado con derramarla!

Cuando el aroma llega al olfato

En cuanto al olfato, si se introduce la nariz en la copa se deben de localizar tres aromas, primario, secundario y terciario. Los aromas primarios son los que proporciona la uva, de naturaleza frutal o vegetal. Para los secundarios, agitamos ligeramente la copa para que oxigene y se produzca la fermentación. Y por último los aromas terciarios son los más difíciles de apreciar como pueden ser los vegetales, florales, frutales, minerales, animales… ¡Sabemos que son difíciles de sentir, pero no te desanimes, lo conseguirás!

La esperada degustación

¡Y la parte más importante! Cuando se empieza a degustar el vino se deben de sentir cuatro sabores: salado, dulce, ácido y amargo. Una vez que el vino llega hasta el paladar, se nota su textura, si es suave es positivo para el vino, pero si es rugosa es algo negativo a la hora de catarlo. Y para terminar, dependiendo de los segundos que el sabor del vino permanezca en el paladar, se podrá clasificar como vino corto, medio, largo o muy largo.